El contacto con uno mismo, es el objetivo que cada uno lleva detrás de su vida. Disfrutaremos del abrazo de almas que nos empuja hasta el estado de contemplación de todo lo creado.
En tanto, nuestras miradas sudamericanas siguen reflejando el ánimo de estar gritando en el desierto esperando encontrar signos de vida sin contaminar en este pequeño y vasto mundo.
La vida es una ilusión, la distorsión de la percepción del tiempo nos envuelve, pero no debemos olvidar que originalmente todos somos una gota de luz.
Cada uno tiene su misión.
 
 
 
 
 

ultimaimagen@gmail.com / width="35"